miércoles, 7 de diciembre de 2011

Malba - Fundación Costantini - Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires

Arquitecto: Gastón Atelman, Martín Fourcade, Alfredo Tapia
Construido en: 1998-2001
Ubicación: Buenos Aires, Argentina



Fue en 1996 cuando el coleccionista de pintura moderna y latinoamericana contemporánea Eduardo F. Costantini tomó la decisión de construir un museo para conservar y exhibir su valiosa colección. Y fue la fundación que lleva su nombre la que hizo el programa básico de necesidades y promovió el operativo que condujo a la concreción de ese propósito.

Al año siguiente, como resultado de un certamen internacional, organizado por la Unión Internacional de Arquitectos UIA y convocado en el marco de la VII Bienal Internacional de Arquitectura de Buenos Aires (BA/97), es premiado el anteproyecto presentado por tres jóvenes arquitectos cordobeses: Gastón Atelman, Martín Fourcade y Alfredo Tapia, virtualmente desconocidos hasta ese momento.

Un jurado internacional, integrado por figuras del más alto nivel, entre otros, los arquitectos Sara Topelson de México (a la sazón, presidenta de la UIA); Mario Botta, de Suiza; Kenneth Frampton, de Estados Unidos. y Enric Miralles, de España, realizó la selección entre 430 trabajos que procedían de 45 países, con concursantes de gran prestigio en el escenario arquitectónico internacional.

Situación

Ubicado en la Av. Figeroa Alcorta 3415 en la Ciudad de Buenos Aires, en el Barrio de Palermo.
[editar] Concepto

Ya desde su origen, como idea rectora, el proyecto del estudio Atelman-Fourcade-Tapia tenía como meta integrar el edificio a la ciudad y generar una atmósfera propicia para la mejor interacción entre los visitantes y las obras de arte.

Con una trama formada por la matriz que tiene como ejes las líneas de la avenida Figueroa Alcorta y la calle San Martín de Tours, los arquitectos manejaron con delicado equilibrio los volúmenes ciegos de piedra y los grandes planos de cristal.

Así, el museo se organiza alrededor de un vestíbulo central de gran altura, fuertemente iluminado, que conecta los espacios por medio de un sistema de circulaciones verticales.
[editar] Espacios

Una vez en el interior del edificio, la circulación se realiza mediante escaleras mecánicas o un ascensor vidriado. Todos los recorridos cuentan con excelente iluminación natural y vistas al follaje del contorno.




Los autores destacan en todo momento que los espacios se concibieron como excavados en un volumen, sensación que se percibe en las perspectivas del vacío central. Las cuatro salas principales pueden compartimentarse según los formatos de las obras expuestas y las pautas específicas establecidas por el curador de cada una de las muestras que se exhiban. A ambos lados del ingreso se ubican el bar-restaurante y la librería, el primero con vistas hacia la plaza República del Perú.

En el primer nivel, tanto la bibioteca como una terraza exterior para esculturas, se orientan hacia San Martín de Tours, arteria más tranquila y arbolada del entorno.

El generoso auditorio, situado en el nivel inferior, con capacidad para 250 personas, también tiene vistas a la plaza, en tanto que el ingreso en el estacionamiento se realiza por la calle Martín Coronado.

Tanto por su plástica exterior, con un armonioso juego de macizos y transparencias, como en su tratamiento interno, el nuevo museo plantea (en un momento en el que se observan muchos ejemplos en sentido contrario) una eficiente neutralidad, que contribuye a exaltar los valores de las obras expuestas al tiempo que se enfatizan las características de una arquitectura genuinamente actual.
[editar] Materiales

Concreto
Piedra
Acero
Vidrio
Madera

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada